Sexo, arte y cultura La dichosa palabra Amy Winehouse, el día que vino a Dingle